Ojo Crítico

El timo de las voces fantasmales y las Spirit-Box

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Categorías

Se ha puesto de moda entre magufos e incluso aficionados a la fotografía del “misterio” el ir acompañados de un producto que se vende por tiendas online, entre ellas Amazón o eBay, con el que supuestamente pude captarse a fantasmas aficionados a la radio y por el increíble precio ¡no se pierdan la oferta! de entre 30 y 200 €.

Como lo leen. Por lo visto los fantasmas se han modernizado y ahora, según los fabricantes y vendedores de estos aparatos, estos ya no se comunican con un tablero de juguete como hasta ahora sino que se dedican a hablar a una determinada frecuencia de radio.

Algunos, siguiendo la estrategia típica del “misteriólogo”, por supuesto ni afirman ni niegan que estas funcionen. Las difunden como una “herramienta” y dejan a su target de lectores (y público potencial) sin pensamiento crítico alguno que decida por si mismo si son o no un timo (ejemplo). Imagínense y deduzcan a qué conclusión llegará la mayoría de ellos. Otros, sobre la cuestión de no mojarse, aplican el mismo criterio, mostrando información pero sin aportar ninguna que ayude a zanjar el asunto (vean un ejemplo). Y otros directamente asumen y afirman lo mismo que su creador sin analizar el trasfondo y mecánica de dicho aparatito mágico (ejemplo).

¿De donde viene este timo?

Tras leer en 1995 un artículo de Popular Electronics, a nuestro aficionado a la electrónica, Fran Stumption se le ocurrió que podía comunicarse con espíritus alienígenas captando emisoras de radio AM. Así, decidido a comunicarse con ellos, Stumption creó lo que él denominó como el “instrumental trans-communication (ITC)”, que la gente denominó como “”Frank’s Box” y la familia Stumption como el “Purple Princess” tras afirmar este que se había comunicado con un espíritu alienígena de las Pléyades. Ahí es nada. La NASA gastándose millones de dólares fabricando enormes antenas de radio, creando protocolos para desechar basura (“ruido”) y transmisiones terrestres (si lo subrayo es para que se vayan haciendo una idea de por donde van los tiros con nuestro aparatito en cuestión) para conseguir captar trasmisiones extraterrestres mediante el programa SETI cuando todo lo que hacía falta era un pequeño aparato de rastreo de frecuencias AM. Como no podía ser menos en un magufo, Stumption se inventó la historia tras la fabricación de su aparato alegando que el diseño de este la había venido por una revelación o inspiración divina que desde ese mundo espiritual alien se lo habían mostrado.

La realidad es que nuestro protagonista era ya un radioaficionado y aficionado concretamente al tema magufo de las EVP (electronic voice phenomena) y ya, décadas antes, otro aficionado a los fenómenos de voz electrónica llamado William O’Neil, quien había fabricado mismo el mismo aparato pero con otro nombre en 1980: las “The Spiricom”. De hecho Stumption, aunque su fuente principal no era O´neill, de este se copio hasta la historia de cómo ideó su “invento”, que no es más que un receptor de radio. O´neill afirmaba que el diseño de su aparato se lo había dado  psíquicamente un científico que había muerto seis años antes llamado de George Mueller.

¿Ha habido algún fenómeno acústicamente menos ambiguo que las voces Raudive? La colaboración del industrial estadounidense George Meek, que comenzó en 1973 con el supuesto médium psíquico y manipulador de la electrónica William O’Neil, se ha citado a veces como un paso decisivo hacia la comunicación electrónica con los muertos (p. Ej., Kubis y Macy, 1995, p. 109).  Una noche de julio de 1977, aparentemente O’Neil “sintió una mano en su hombro” y se volvió para ver a un hombre “alto y distinguido” vestido con un traje de negocios (Fuller, 1985, p. 140).

El hombre se identificó como George J. Mueller, un ex “Instructor de física e investigador en Cornell” (p. 141) que había desarrollado “equipos electrónicos diversos. . . y mucha electrónica médica especializada para uso hospitalario ”(p. 142) y que había fallecido el 31 de mayo de 1967 (p. 146). Mary Alice, la esposa de O’Neil, presumiblemente también pudo ver a Mueller pero no pudo escucharlo. Según Fuller, cuando Meek comprobó toda la información proporcionada por la aparición de Mueller, esta resultó ser correcta. O’Neil continuó viendo y escuchando periódicamente a Mueller, quien supuestamente le dio instrucciones para hacer un dispositivo llamado “Spiricom” que consistía en una “señal de audio de un total de 13 osciladores configurados en diferentes frecuencias de 131 Hz a 701 Hz” alimentados a “Un transmisor de baja potencia” ubicado en la misma habitación que una radio sintonizada para recibir la señal de 29,57 MHz del transmisor (Heinzerling, 1997, p. 29). En la noche del 22 de septiembre de 1980, O’Neil presumiblemente tuvo la primera de más de 30 horas de conversaciones bidireccionales con Mueller utilizando la configuración de Spiricom (Fuller, 1985, págs. 173–180). En un momento dado, en respuesta al comentario de O’Neil de que él, O’Neil, no se estaba volviendo más joven, Mueller supuestamente respondió:

“Lo sé. Entiendo, William. Bueno, en mi caso, bueno, tuve suerte. Fue repentino. Sin embargo, lo sabes de antemano. Lo importante … el único beneficio que encontrará como resultado de nuestros contactos: ¡lo sabe! No estaba consciente de este lado. No conocía el potencial aquí antes. Entonces, cuando llegué aquí, fue como despertarme por la mañana y no saber dónde estás. Como tener un mal sueño …” (citado en Fuller, 1985, pág. 177; énfasis y elipses en el original).

Un supuesto ejemplo de las conversaciones entre O’Neil y Mueller está disponible en casete (Macy, 1996b). Estas supuestas conversaciones no eran solo fragmentos de voces, sino conversaciones más largas, claras y aparentemente bidireccionales.

Después de escuchar las cintas, Meek, cuya integridad según todos los informes era impecable, se convenció de que representaban la comunicación con los muertos y, tras análisis más formales de las cintas y consultas con los investigadores de EVP, celebró una conferencia de prensa el 6 de abril de 1982 en Washington para anunciar los resultados de sus investigaciones con O’Neil (Fuller, 1985).

Fuente: Failure to Replicate Electronic Voice Phenomenon

Por lo visto es requisito como estrategia entre estafadores paranormales, religiosos o magufos, afirmar que por medio de algún tipo de “revelación” reciben todos sus “conocimientos”. Todo muy falsable y para que su público ingenuo pueda comprobar fácilmente lo que dicen. En el mismo artículo exponen el fracaso al intentar replicar los resultados con dichos aparatos cuando se someten a estudio, pero eso lo veremos más adelante.

La fuente principal de Stumption según él mismo no fue O´neill pero sí lo fue otro magufo radioaficionado llamado Stein y de otro alemán llamado Steffan Bion que inventó lo mismo pero en versión software y al que llamó EPVMaker.

Frank también consiguió una copia de EVP Maker y comenzó a usarlo con regularidad. EVP Maker es un software creado por un investigador del ITC alemán llamado Steffan Bion y todavía está disponible de forma gratuita a través de numerosas fuentes. EVP Maker simplemente toma el audio grabado y lo divide en segmentos de sonido muy pequeños que luego se reproducen en orden aleatorio y, si todo va bien, puede ocurrir una instancia de comunicación. Impresionado por los resultados de EVP Maker, Frank sabía que tenía que haber algo más que pudiera hacer mejor este proceso.

De alguna manera, las semillas que el trabajo de ITC de Stein y Bion sembró en la mente de Frank germinaron y un día de 2002 el concepto completo de la Caja de Frank apareció en su mente. Usando sus habilidades como operador de radioaficionado, inmediatamente comenzó a construir su primera caja que se construyó dentro de una torre de computadoras.

Nació el primer Frank’s Box. Como había estado usando EVP Maker, Frank pensó que la mejor manera de lograr la comunicación era a través de bits aleatorios de audio. La primera generación de Frank’s Boxes suministró generación de audio aleatoria para lograr la comunicación. Hasta 2007, las cajas de Frank usaban un generador de ruido blanco que alimentaba un generador de voltaje aleatorio que a su vez estaba conectado a un sintonizador am / fm preconstruido desde un sistema estéreo de automóvil. A medida que se alimentaba el voltaje aleatorio a través del sistema, las frecuencias del sintonizador saltaban una tras otra. La velocidad a la que saltaron estas frecuencias se pudo controlar posteriormente mediante una perilla de velocidad.

En 2007, un miembro del foro web de Frank,  EVP-ITC , tuvo la idea de hacer que la caja fantasma utilizara un barrido lineal con un ajuste de tasa. Esto permitió un barrido continuo a través de las frecuencias del sintonizador y tuvo mucho éxito al proporcionar instancias de transcomunicación instrumental. Los resultados fueron asombrosos. La comunicación del otro lado floreció a partir de respuestas de una sola palabra en oraciones unidas a partir de varias palabras. Esto también le abrió la puerta a Frank para que se diera cuenta de que las cajas de Frank no deberían limitarse a los sintonizadores estéreo de automóviles, sino que los equipos de sonido domésticos y las radios portátiles también eran una excelente fuente de módulos de sintonizador.

Fue este barrido lineal lo que dio origen al fenómeno de la caja fantasma de hoy. Un investigador del ITC llamado Bill Chappell pensó que una radio normal debería poder realizar este mismo barrido lineal. Jugó con un Radio Shack 12-469 a fines de 2007 y encontró una manera de obligar a la radio a buscar frecuencias constantemente. Le dio esta radio a Stacey Jones para la investigación de campo y cuando ella le informó los resultados positivos a Bill, nació la locura de la caja fantasma.

Ahora, hay numerosas radios que pueden piratearse. Steve Hultay, Mike Coletta, Bruce Halliday y Rich Georgina están actualmente activos en la modificación de radios preexistentes en dispositivos ITC de radio de barrido de frecuencia. Estos dispositivos son todos lineales en barrido, pero el barrido lineal está dividido en pasos, por lo que no proporciona el cambio de frecuencia claro que ofrece una caja de Frank. Steve Hultay ha llevado la modificación de la frecuencia de paso un paso más allá con sus Steve’s Boxes que se iniciaron en 2010. Steve’s Box agrega un control de velocidad de barrido a un hack de Radio Shack 12-589 que permite velocidades variables para facilitar una mejor comunicación. Cuando se quedó sin 12-589, Steve comenzó a aplicar su circuito de barrido a otros modelos de radio con diversos grados de éxito.

El fenómeno de la caja fantasma no se detuvo con el Shack Hack. El primer y principal interés de Frank Sumption es que sus cajas se utilicen para la investigación del ITC. Para facilitar esto, ha publicado gentilmente la mayor parte de sus esquemas en línea para que otros los lean. Ron Ricketts de Paranormal Systems y un ingeniero electrónico jubilado llamado Joe Cioppi han utilizado los esquemas de Frank como base para la línea Minibox y Joe’s Boxes respectivamente. Frank no se ha dormido en los laureles. Con cada caja de Frank sucesiva que ha creado, intenta algo un poco diferente. Algunas de las cajas de Frank son solo lineales y algunas son aleatorias, y algunas cajas permiten elegir entre barrido de frecuencia lineal o aleatorio. Ha agregado filtros, convertidores de onda corta y generadores de tono. En unos pocos casos seleccionados,

Para crear un mejor audio, Frank diseñó una cámara de eco que está interna en algunas cajas y externa en otras. Una cámara de eco toma el audio generado por el barrido de frecuencia y lo acorrala en un tubo solo para ser capturado por un micrófono electrets en el otro extremo y exportado a través del altavoz principal de la caja para escuchar. Esto agrega el sonido de reverberación que hace que las voces sean un poco más suaves en los oídos y, por lo tanto, más fáciles de discernir para algunas personas. Es el equivalente electrónico de cantar en la ducha que siempre suena mejor debido a la reverberación. Frank no usa sus cajas en investigaciones paranormales con la única excepción de una conferencia ocasional. Crea sus cajas, las usa en casa y las difunde en manos de investigadores instrumentales de transcomunicación que las aprovecharán.

Fuente: Tim Woolworth, 2010

Stumption (que murió en 2014) repartió aleatoriamente sus aparatos entre entusiastas de las EVP. Y sí, se cuenta que no se llevó dinero por los 180 que fabricó (de los cuales apenas quedan 90). Pero ese supuesto altruismo no le impidió a su mujer vender libros sobre ello.

Por supuesto, han habido otros “mediums”, aparte de Stumption y O´neil, fabricando aparatitos mágicos como estos y lucrándose por ello directa o indirectamente desde comienzos del siglo XX, cuando empezó a ponerse de moda el “espiritualismo” y personas como Thomas Edison cayeron en ello (Stumption, por cierto, decía que se comunicaba con él). La moda continuó durante todo ese siglo y comienzos del XX, mucho antes de que el término Instrumental Trans-Communication (ITC) fuera acuñado en los años 70 por Ernst Senkowski. Algunos no sabremos si por ignorancia, por querer alimentar su ego o por simple lucro. Que la ingenuidad y pobreza de Stumption no le  confunda a nadie: alguien se  lleva el dinero de los libros y aparatos cuando usted los compra.

¿Y en qué consiste y cómo funciona?

Bueno, ya he dicho que sus aparatos no son más que rastreadores de frecuencias de radio. Y es que eso es exactamente lo que son. Lo mismo, básicamente, que cualquier receptor de radio. Podría pararme aquí, pero creo que es que la gente no entendería por qué este tipo de aparatos son un timo y quienes los fabrican, creen en ellos, compran y usan son unos ignorantes.

Según Stumption:

“el sistema consiste en un generador de voltaje aleatorio (RVG), que se utiliza para sintonizar rápidamente un módulo receptor de AM. El audio del sintonizador (audio sin procesar) se amplifica y se alimenta a una cámara de eco, donde los espíritus lo manipulan para formar su voces “

En resumen, las “Spirit Box”, como la de Frank, en lo que consisten es en hacer barridos rápidos de los canales de radiofrecuencia para generar ruido blanco aleatorio. Esto hace que, según estos magufos, los espíritus usen la “energía” para manipularla y formar palabras.

En su también difunta web, el tarado de Stumption (un verdadero creyente de ello), además de contarnos cómo empezó (que ya hemos contado) y cómo le iba con su “caja”, también posteó los pasos por los cuales pasó para construir todas sus versiones y los planos de esta.*

Franks-Box-Linear-Sweep-in-TRF-Boxes

No es, de hecho, ningún secreto que la “caja de Frank” es un transceptor de radio que lo único que hace es producir ruido blanco. Ya no solo dicho por las malvadas webs escépticas, como esta, sino por webs como PPI, donde explican todos sus componentes y cómo funciona al detalle:

De hecho, estaba muy emocionado cuando leí por primera vez sobre Frank’s Box y los resultados que se lograron a través de su uso. Mi interés por la radioafición comenzó en mi adolescencia cuando mi hermano (un criptógrafo de la Marina) trajo a casa su equipo de radioaficionado. Construí mi primera radio CW QRP de 40 metros cuando tenía 15 años (¡sin licencia de aficionado!). Ahora me centro principalmente en sistemas troncales digitales, gobierno civil y escucha de onda corta. Mis intereses en la radio parecían alimentar mi interés en Frank’s Spirit Box. El diseño inicial realmente me llamó la atención. El uso de ruido blanco para generar una frecuencia sintonizada aleatoria es único…

Sin embargo, con una mirada más cercana al diseño de Frank Sumption, vi una falla seria: el audio del resultado final (aunque fragmentos aleatorios) todavía provenía de fuentes terrestres, como transmisiones de estaciones de radio AM. Creo que, para contrarrestar este hecho, Sumption agregó una cámara de eco. La entrada de voz original (terrenal) produciría algo único. Mi primer radio escáner tenía solo 20 canales y estaba controlado por cristal. Recuerdo la radio escaneando cada frecuencia de cristal, deteniéndose y dando una breve pausa de audio antes de pasar a la siguiente frecuencia. Desafortunadamente para mí, el escáner vino con 20 cristales para frecuencias no activas. En horas de escuchar estática (antes de comprar cristales nuevos) nunca escuché un solo sonido que se pareciera a algo tangible. Si llevo ese escáner a un lugar embrujado y las palabras comenzaran a escupir, estaría muy emocionado; sin embargo, mi antiguo escáner no es el Spirit Box de Frank. Frank’s Box se basa en la modulación de voz de las estaciones de radio existentes y otros operadores. El ruido blanco aleatorio, por sí solo, no produce agrupaciones fonéticas inteligibles. Desde entonces, Sumption ha pasado de la sintonización aleatoria a la lineal, lo que ha creado mayores problemas de credibilidad. Creo que cambiar de la afinación aleatoria a la lineal fue una gran señal de alerta para mí.

Mi otro gran problema con la Frank’s Box es la ciencia desconocida que hay detrás. ¿Sumption indica que los fantasmas inyectan audio en señales tanto moduladas como no moduladas? ¿Quizás los fantasmas producen su propia onda portadora?

Lo mismo que con ITCVoices. Y es que la caja de Frank”, sintiéndolo mucho por los flipados que quieran comprarse una o todos sus derivados, no funciona. Como ya demostraron Karen Stollznow (Frank’s Box: The Broken Radio) y Ben Radford (Investigating Ghosts: The Scientific Search for Spirits, 2018), la “Spirit Box” no es más que una “radio rota”. Una cuyos resultados no se pueden replicar (Failure to Replicate Electronic Voice Phenomenon) y que, como veremos más adelante, dependen todos de factores psicológicos.

Y es que cuando Ben Radford dijo en la página 119 de su libro que la “caja de Frank” era “versión moderna de la tabla Ouija … también conocida como la ‘radio rota’” no estaba mintiendo ni exagerando o burlándose de ello. Aquí tienen uno de los modelos que hizo Frank sacado de la cuenta de Twitter de Norma Stumption:

Las incoherencias

El mundillo de los aficionados a lo paranormal y concretamente las ITC mediante sus afirmaciones han producido una serie de cuestiones que no son capaces de resolver. Se me ocurren tres incoherencias fundamentales, pero habría por supuesto muchas más.

1ª Incoherencia: de lo que hablan es de algo físico

Como clase inicial, os presento al espectro electromagnético y a las ondas de radio.

No son ni magia ni algo “misterioso” que no pueda ser analizado. Son un tipo de radiación electromagnética con una longitud de onda y una frecuencia que, en el caso que nos ocupa, oscila entre 535 y 1.705 kHz para la Amplitud Moderada (AM) y 88.1 hasta 108.1 MHz para la Frecuencia Modulada (FM).

Estamos hablando de algo físico, medible y analizable físicamente. Las ondas de radio son partículas físicas;  las “Spirit Box” también son algo físico: algo compuesto por elementos físico-químicos, por materia; y la energía que producen también lo es. No estamos hablando de cosas que se escapen a la Física que conocemos en ni un solo ámbito o sentido. Por mucho que los magufos se empeñen en emplear términos pseudocientíficos o conviertan conceptos científicos (como la energía) en algo ambiguo que se ajusta a sus argumentos y creencias dependiendo de la ocasión. Algo que se puede observar cuando estos se dedican a describir aquello que tratan de afirmar cosas como que “los espíritus manipulan la energía”. Si existieran los espíritus, tal y como ellos los describen, estaríamos hablando entonces de algo físico, no de algo ambiguo e indefinible. Estaríamos hablando entonces de que un espíritu estaría compuesto de materia. Es lo que inevitablemente conlleva el afirmar que una cosa puede interactuar físicamente con otra (en este caso unas partículas) y estas a su vez con otra (una radio).

2ª incoherencia: tu espíritu humano ya no lo es

Si podemos comunicarnos por voz entre humanos es porque, sí, de nuevo transmitimos el aire que expulsamos por la boca, que hacemos vibrar con nuestras cuerdas vocales, a una determinada frecuencia: en el caso de los hombres adultos típicos a una frecuencia de entre 85 y 180 Hz y el las mujer adulta típicas de 165 a 255  Hz. ¿Cómo puede transmitir palabras a una determinada frecuencia algo que, según los magufos, ya carece de todos los atributos físicos que hacen posible la comunicación mediante frecuencias? ¿Y qué clase de atributos físicos, porque no le queda otra, tienen dichos espíritus, que jamás tuvieron en vida, para manipular a nivel subatómico partículas en un área específica para producir ya no solo un sonido sino “palabras” e incluso “frases” usando frecuencias moduladas y amplificadas? Y lo mejor de todo ¿Cómo funciona la lógica en esta gente, aficionada a este tipo de juegos radiofónicos, a la hora de analizar los datos: se descubre la radiofrecuencia, se oye ruido blanco y se asume que lo que se escucha son voces en vez de determinar a posteriori qué se está escuchando (qué es lo que el resto de gente, menos sesgada, objetiva e imparcial ha hecho en Ciencia)?

3ª incoherencia: la física cuántica y los espíritus

Ya el último refugio que les ha quedado a esta gente es mencionar el mundo microscópico, el mundo cuántico, como amparo y hueco donde colar sus creencias. Como si este ya no se tuviera en cuenta desde la Ciencia que estudia el espectro electromagnético y las ondas de radio. y vinieran ellos a arrojar luz al respecto usando, cómo no, su característico pseudolenguaje. Esto es lo que afirmaba el radiomagufo George Noory en 2007:

En mi opinión, es el audio aleatorio lo que permite a los espíritus y otras entidades formar sus voces. El ruido blanco funciona debido a este principio aleatorio, pero el material aleatorio que contiene frecuencias y fragmentos del habla humana funciona mucho mejor y de manera más consistente. Los eventos aleatorios, o el audio, funcionan, creo, porque se está produciendo algún tipo de resonancia en el nivel cuántico, algo así como usar la sopa cuántica del universo como portador. No soy físico, así que solo puedo adivinar y apenas describir cómo creo que funciona este equipo.

No, no hace falta ser físico para saber qué es una onda de radio y qué un receptor.

La realidad tras “la caja”

En una serie de conversaciones en 2010 con Karen Stollznow, aparte de demostrar que estaba completamente tarado, Stumption le dijo a Stollznow cuando esta le preguntó si había tenido suerte escuchando con la caja algo que nos puede dar una pista:

Entonces, ¿suerte con la caja? Uno de los mayores problemas con este material es que parece que no todo el mundo puede oírlo, especialmente al principio. Se necesita tiempo para sintonizar el oído y tal vez desarrollar algo de intuición. La caja es extremadamente complicada, y hablar de ella por solo dos horas simplemente no es tiempo suficiente, dos años sería mejor.

Desde ITCVoices (cuyo enlace lo tienen más arriba) estos caían en la misma trampa sin ser conscientes de lo que realmente están confesando:

 Las cajas de Frank requieren un oído que esté entrenado para los sonidos únicos que crea una caja de Frank. Me tomó mucho tiempo entrenar mis oídos con el sonido de Frank’s Box escuchando las publicaciones de audio de Frank en su foro casi a diario. Entonces, cuando finalmente recibí una Frank’s Box, mis oídos ya estaban entrenados para saber cómo suenan las cajas.

Resulta que si algo sabemos ya sobradamente desde hace bastante tiempo es que debido a cómo nuestra el cerebro en nuestra especie ha evolucionado este es todo un experto a la hora de percibir patrones, tanto en lo que vemos, como en lo que oímos. Aunque estos no guarden correlación y se deban a una serie de sesgos cognitivos.

 “La función del córtex es encontrar relaciones entre sus entradas o inputs, almacenar estas relaciones y usar esta información para predecir cómo se comportarán esos inputs en el futuro. Los algoritmos cerebrales pueden generalizar y, de ese modo, permitirnos aprender y ser creativos.”

Fuente: The memory-prediction framework, Jeff Hawkins en On Intelligence (2004)

A este fenómeno se le denomina apofenia. Uno que por suerte para nuestra supervivencia, por desgracia para la cantidad de magufos (gente demasiado “creativa”) que produce hoy día, padecemos todos, precisamente porque somos de la misma especie. En el caso visual ese sesgo se llama pareidolia.

Tal es el caso de engaño que produce nuestro cerebro que una misma pieza de audio puede ser interpretada de distintas formas por cada persona y de una misma forma si a esas personas previamente se las condiciona diciéndoles que esta dice algo concreto.  Con respecto a esto en 2013, por ejemplo, Gianni Sabbione hizo un test a los lectores de Neoteo al final de este artículo cuyos resultados publicó en este otro. Sabbione colocó una serie de audios preguntando a sus lectores qué palabras escuchaban en ellos. La gracia es que cada uno escuchó palabras distintas cuando en realidad no había palabras en tales audios.

Ante lo que estamos aquí, con las “Spirit Box”, es ante un “artefacto“. Alguno dirá, ¡claro que es un artefacto! Lea el enlace. Es un artefacto basado en captar ruido blanco y en la sugestión, fruto de creencias y percepciones sesgadas, que se aprovecha de la apofenia auditiva.

Notas:

Todo el artículo está provisto de fuentes y referencias, la mayoría de ellas con enlaces hacia las mismas.

*Un manual completo del diseño escrito por Frank Stumption en 2007  está publicado en TheRadioBoard.

Franks_box_6-19

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ARTÍCULOS RELACIONADOS