Ojo Crítico

Confesiones mediáticas: de cómo periodistas confiesan hacer lobby político contra determinados partidos

Categorías

Desde hace tiempo que se sabe que las elecciones se ganan manipulando a la gente mediante el control de la información. Con ella se pueden construir “realidades” basadas en engaños, bulos y desinformación. Hemos llegado a un punto en el que los periodistas de todo el mundo, de forma independiente, se han hartado y han tenido que crear agencias de verificaciones de noticias (fact-cheking).

Con la información, cuando se es dueño de esta, se redirige a la gente hacia un tipo de pensamiento y prejuicios propios de la ideología que uno tiene, que sirven tanto para afianzarse en el poder político como para beneficiarse a través de este en lo económico. En el caso de los medios nacionales, por ejemplo, la correlación causal es clara: estos, para seguir obteniendo privilegios y subvenciones estatales, aupan o hunden a aquel que necesiten para mantener a quien les garantice estos privilegios y subvenciones millonarias. Con el plus añadido de que a quien mantienen y promueven, hará aquellas políticas acordes con su ideología personal. Porque, recordaros a todos, que los medios no son entes abstractos y los dueños de los mismos son personas. Menos personas de las que muchos piensan y además ya conocidas, con nombres y apellidos (véase si no la sección Mass Media en esta misma web).

Las mismas que luego deciden qué periodistas favorecen dándoles un espacio en sus medios y cuales no. De esto tenemos ejemplos sobrados, algunos muy poco conocidos y otros, totalmente descarados por ser los afectados gente sobradamente conocida. Como el caso de Jesús Cintora, echado dos veces de dos canales de TV pese a que sus programas destacaban en audiencia, solo por emitir información y en cuyos programas los hechos se manifestaban contrarios a las opiniones políticas de los dueños de las cadenas. El propio periodista y presentador ha publicado recientemente un libro exponiendo este tipo de manipulaciones y control mediático.

O Javier Ruíz, echado del “Programa de AR” (Telecinco) por razones ideológicas: básicamente por desmentir, algunas veces en directo, los bulos que se lanzaban desde el programa y otras por manifestar opiniones que refutaban o dejaban en evidencia la ideología y línea editorial de la presentadora que da su nombre al programa, Ana Rosa (mujer de un empresario de derechas, corrupto confeso y condenado).

Siendo una vez ya conscientes de esto, en España hemos podido ver últimamente cómo se ha normalizado el bulo y la manipulación mediática hasta tal punto que los propios partícipes de esta incluso han salido a confesarla públicamente en redes, conscientes de que a su electorado ya adoctrinado, cegado y polarizado por ellos les dará exactamente igual e incluso hasta lo apoyarán.

Rosa Villacastin: es que tienen hipotecas que pagar

Cuando se ha expuesto públicamente este tipo de cosas hemos tenido a todo tipo de periodistas haciendo declaraciones sobre ello. Algunos, como veremos más adelante, confesándolo sin miramientos y otros intentando justificarlo. Este es el caso que nos ocupa ahora.

Pese a que se quejaba de que “España, el cortijo de unos muchos“, la señora Villacastín no ha estado exenta de declaraciones que han servido para mantener a esos “unos muchos”, cuando se ha dedicado a usar su influencia para mentir y manipular con respecto a Podemos, que como veremos ha sido desde su nacimiento la víctima de una campaña mediática contra ellos, tanto de los medios de derechas como de supuestos medios y periodistas “de izquierdas”.  Así, por ejemplo, vimos a Villacastin difundir un bulo y cómo le replicaron desmintiéndolo:

Recientemente se dedicaba a hacer RT con otros de los casos que nos ocupa en este artículo, compartiendo así la indignación por cómo los periodistas sirven más como propagandistas de ciertos partidos, concretamente de la derecha, término reduccionista – sería más preciso “liberal” – pero que se entiende (que es quien controla más del 80% de los medios).

Mientras que por otro justificaba este tipo de acciones (confesando lo que exponemos en este mismo artículo sobre el control mediático) porque los periodistas tienen hipotecas que pagar…

¿En qué quedamos? ¿Es que cambió de opinión porque entró en razón la señora Rosa, defendiendo por fin el código deontológico del periodismo en vez de excusar a quienes lo incumplen sistemáticamente?

 

Alfonso Rojo y Sergio Martín: “Buen rollo. Que no parezca una encerrona”

Al que en 1989 fundaría el periódico de derechas El Mundo junto con Pedro J, Ramírez y que ahora se dedica a crear bulos para hacer propaganda desde Periodista Digital, fundado por él en 2004 y del cual es director, ya se le notaba su odio visceral a Pablo Iglesias desde que este participara en los debates de La Sexta Noche (LaSexta) dejándolo en ridículo públicamente hace más de 10 años. Como cuando este personaje clasista se dedicó a defender la Ley Wert para denegar las becas a estudiantes basándose en falacias.

Tras su victoria en las europeas, en esa época Iglesias aparecía en todos los medios. En todos menos en la televisión pública. Algo que a ojos del público parecía algo extraño y motivado por razones partidistas. Finalmente, se le invitó a lo que sus participantes confesaron sería una encerrona. Estamos hablando de la época en la época del gobierno de ese tal M. Rajoy que nadie encuentra y en la que RTVE fue denunciada por los propios periodistas de la cadena por manipulación mediática. En esa época Rojo era tertuliano en RTVE de La Noche en 24 horas. Un programa que quedará para la posteridad de la televisión pública como un ejemplo de cómo hacer mal periodismo. Tanto que incendió twitter de comentarios en contra de RTVE por permitirlo.

Rojo y Sergio Martín (presentador y “moderador” de programa) fueron pillados y grabados momentos previos al programa mientras se instaban a cargar contra Iglesias, tal y como se vio en el programa.

 

Alfonso Rojo, que ya había sido condenado por mentir (cosa que a este le da igual), tenía tanta inquina contra Iglesias que incluso fue finalmente echado de las tertulias de RTVE debido a la condena que le calló tras la denuncia de Iglesias por difamación, cuando Rojo se dedicó, además de a insultarle y acusarle de “chorizo”, a afirmar que su partido había sido financiado ilegalmente por Venezuela e Irán (pese a que existen más de 16 causas judiciales archivadas donde se demuestra que esto es falso) o a acusarle de no pagar el IVA (otro bulo más).

Rojo, por cierto, es ese personaje que una vez enchufado en tertulias de diversos canales, como TeleMadrid, se dedica a usarlos para autopromocionar su panfleto, que usa como fuente para dar “información”. También es ese personaje que, cual manipulador, se ha dedicado a usar el Principio de renovación saturando las redes de artículos de su propio medio. Tanto que ya es prácticamente imposible buscar información en Youtube o en Google del caso sin que a uno le salga dicho medio desinformando: mintiendo y difundiendo bulos, en pocas palabras. Para muestra de esto os expongo un ejemplo descarado justo en la captura que veréis a continuación y que resume perfectamente lo que digo.

Pero ¿Y Sergio Martín? Pues pasó que el Consejo de Informativos de TVE esperó unos días para hacer formal la petición de cese de Sergio Martín a la dirección de informativos. Según el Consejo, la entrevista comprometió “la credibilidad e independencia de los Servicios Informativos de TVE. Sin entrar a valorar el tono, mucho más agresivo que el habitual, según señaló el propio Consejo. Por supuesto, ¿adivinan quién defendió a Martín de las críticas, en calidad en esa época de Director de Informativos de RTVE y que luego también acabaría en TeleMadrid? Si hablamos de servilismo político tenemos un listado completo de personajes del mundo “periodístico” célebres por ello en RTVE.

David Jiménez: ex director de El Mundo reconoce que acosó a Podemos por orden de ciertas empresas

Si empezamos con las confesiones de los propios instigadores, debiéramos empezar por el que fue el director del medio de derechas El Mundo, David Jiménez.

 

No solo no lo ha confesado en esa entrevista sino que la entrevista viene a raíz de un libro que ha escrito dedicado al propio tema: El director: Secretos e intrigas de la prensa narrados por el exdirector de EL MUNDO. David Jiménez Garcia.

Un libro en el que no solo reconoce una cacería contra Iglesias sino contra todo el que perteneciera a Podemos: como la magistrada Victoria Rosell.

Luis Maria Anson también reconoce que hubo una cacería contra Podemos e Iglesias

Recientemente este político, nada sospechoso de ser de izquierdas, incluso reconocía en un artículo publicado en El Español la persecución y acoso en su opinión absurdo y estúpido por parte de los liberales contra Iglesias

Pablo Iglesias, la verdad de los años salvajes, El Español

Pablo Iglesias es uno de los pensadores políticos más sutiles e intensos que he leído en los últimos años. Perdería la objetividad si no lo reconociera así. Desmenuza en las primeras páginas de su libro el acoso antidemocrático y casposo que padeció durante largos meses en su casa, con incidencia sobre su mujer Irene y sobre sus hijos. Su casa, por cierto, no es una mansión ni un casoplón. Es un chalecito de clase media, a cuarenta kilómetros de Madrid, en el que se refugió tras conseguir en elecciones generales 5.189.333 votos y 69 diputados.

Combatió Pablo a los bárbaros de Cavafis, depositó su confianza en alguna ocasión en personas de acrisolada deslealtad y coincidió con los alemanes de Die Linke, los griegos de Syriza, el Front de Gauche francés y las nuevas corrientes comunistas. El mundo liberal conservador le combatió estúpidamente en lugar de integrarlo en la Monarquía de todos. Pablo Iglesias hubiera permanecido republicano, como ocurrió con Tierno Galván, pero habría aceptado que entre las naciones políticamente más libres del mundo, socialmente más justas, económicamente más desarrolladas, culturalmente más progresistas, se encuentran las Monarquías democráticas: Dinamarca, Suecia, Noruega, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Inglaterra, España, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Japón…

¡Qué error, qué inmenso error el intento de linchar a Pablo Iglesias! Políticamente mi pensamiento está muy lejano al suyo, pero reconozco la honradez de sus planteamientos anticapitalistas, su admiración por Piketty y su enfrentamiento con “la vergüenza y la cobardía de unos gobernantes que solo defienden sus privilegios sin importarles nada más.

*El énfasis en negrita es del propio Anson.

 

Jorge Bustos

Que algunos dejaron el periodismo para dedicarse a hacer propaganda explícita en medios “de derechas” como El Mundo no es algo que necesite confesarnos un ex director del mismo medio. Basta ver cuales y como son sus portadas desde su fundación para saber que esto es así. Como dije, pareciera que lo hemos incluso normalizado. Tanto que algo que en una democracia debería, como dice Jiménez, ser un escándalo que sonara y fuera criticado por toda la profesión se ha vuelto hasta motivo de orgullo para ciertos “periodistas”. Y es que este es el caso del señor Bustos: Jefe de Opinión de EL MUNDO. Colaborador en COPE, Telecinco y La Sexta, según su perfil de Twitter. Al que se le ¿escapaba? inconscientemente (quiero pensar, dado que el tweet ya no aparece) durante una discusión en Twitter el 18 de noviembre del 2019 que el objetivo de él y su periódico (o su grupo mediático: ¿Vocento?) era tumbar a Sánchez.

 

 

Antonio Caño: desde El País forzaron a PSOE a no pactar con Podemos

Si en 2016 Pedro Sánchez confesaba en una entrevista, cuando no veía afectado ya por la presión de los varones de su partido, justo un día después de que le hicieran entregar su acta de diputado, que había recibido presiones para no pactar con Podemos

“Hay responsables empresariales y del sector financiero que han intentado influir para hubiera un gobierno conservador en nuestro país”, ha aseverado Sánchez, que señaló directamente al expresidente de Telefónica, César Alierta, y a otras personalidades del mundo empresarial, desde las que partieron diferentes presiones “para que no hubiera un entendimiento entre los partidos de izquierdas”. En este sentido, ha indicado que se reunió con responsables de medios como El País en las que le informaron de que, si lograba un acuerdo alternativo de gobierno, “lo criticarían e irían en contra”. “El pensamiento único que se ha visto en las líneas editoriales demuestra que el país necesita medios de comunicación más plurales y más críticos”, ha dicho al respecto.

Justo este año tenemos para confirmarlo la declaración en Twitter del periodista Antonio Caño Barranco. Del que fuera director del periódico El País entre el 4 de mayo de 2014 y el 8 de junio de 2018.

Me hace muchas veces gracia (tras comprobar de qué ideología son los duseños de los grupos mediáticos) cómo neoliberales de los partidos políticos se hacen pasar por las víctimas. Sobre todo cómo unos fascistas se hacen pasar por unos antisistema, cuando ellos (marqueses, condes, hijos de políticos, banqueros, empresarios y accionistas del IBEX35) se quejan del fact-cheking solo porque les desmienten o publican sus propias declaraciones negando ser lo que son y bajo el pretexto de que los medios están “comprados por el poder”, sin ser capaces de definir y concretar a qué poder se refieren. Sobre todo porque son precisamente ellos los dueños de tales grandes medios. Y cuando no, se dedican a crear aún más para propagar su ideología y una realidad acorde a ella.

Y ya no es que no solo periodistas confiesan la manipulación mediática por parte de grupos de poder, del establishment y las élites financieras, dueños de tales medios (que repito, son mayoría en el país). Con ejemplos como Jiménez (El Mundo) y Caño (El País) tenemos a los directores de tales medios haciéndolo ¡Y no pasa nada!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ARTÍCULOS RELACIONADOS