Home / Escepticismo / ¿Júpiter inmóvil?

¿Júpiter inmóvil?

Muchas de las quejas de los conspiranóicos tienen que ver con lo que se puede o no observar en el espacio, según ellos. Entre estas está, bien sea porque ellos han sido incapaces o que, cuando lo han intentado no han conseguido ver, que lo que les dice la, según ellos también, “ciencia oficial” es falso; que esta “ciencia oficial” según ellos es una especie de club selecto que no admite voces discordantes y que, bajo no se sabe muy bien qué, esta quiere hacerles “creer” que las cosas son de otro modo: motivo por el cual estos sostienen que les mienten. Esto se podría resumir en un «como soy incapaz de observar y no sé [coloque aquí cualquier conocimiento observado y comprobado], en vez de reconocer mi incapacidad sostengo que me mienten y listo». Para su desgracia, que ellos no tengan los medios o ni si quiera se hayan preocupado por estudiar y saber por qué y cómo hemos llegado al conocimiento que tenemos hoy día, no nos incapacita al resto para poder comprobar, por nosotros mismos, lo que ellos, dadas sus limitadas capacidades intelectuales, no han podido o no han querido hacer.

Entre sus quejas celestes, para poder sostener todo tipo de conspiranóias sobre el ad hominem hacia su “malvada” NASA, está que los astros no son como esta (y por lo visto el resto de agencias) nos la muestran. Ni que decir tiene que si intentas mostrarle las imágenes (fotos y vídeos) tomados por sus telescopios estos te atacarán alegando simplemente que son falsos, hechos por CGI, o cualquier otra excusa barata y simplona que se les ocurra. Entre esos astros, yo me he tenido que topar con que amigos míos (entre los cuales alguno ha picado con dichas conspiranóias) me dijeran que Júpiter, uno de esos planetas que además pueden verse a simple vista (y que, curiosamente, incluso la NASA te explica detalladamente cómo hacerlo), no existe o que, como poco, no es como nos dicen que es.

Entre las afirmaciones que vierten sobre él, además de sobre su aspecto (que puede irónicamente verse en las millones de fotografías realizadas por millones de personas de todo el mundo), está el hecho, según ellos, que este jamás cambia. La pregunta, para ellos retórica, que estos arrojan es que “si este es como nos lo dice esa malvada ciencia ¿por qué siempre tiene el mismo aspecto?

Yo, la verdad, cuando me vienen con esto no tengo ni idea de a qué conclusiones esperan llegar cuando pretenden sostener que este está inmóvil. Pero es que, como con todas sus alegaciones, esta es simplemente falsa. Ni que decir tiene que, como ejemplo para refutar esto, que muestre las imágenes tomadas por las agencias sea para ellos una ventaja argumental pues siempre podrán negarlas aludiendo a su ya clásico “son falsas” sin demostrar jamás por qué lo son o recurriendo al argumento, valga la redundancia, más recurrente: su ad photoshopium (“yo digo que bajando estos niveles se debería ver esto que digo; que esta foto es falsa sin importar que eso no demuestre lo que digo y suceda por estas otras razones”). No, no ¡su dios me libre! Pues este tema quedaría zanjado recurriendo simplemente a la grabación (un time-lapse) denominada “Blue Movie”, que realizó el Voyager 1 cuando este se acercó a él durante un periodo de 60 días en 1979 (ver abajo).

740_PIA02855

Porque ya todos sabemos que en 1979 existía su querido Photoshop (1 de enero de 1988) o  el CGI de las películas que usan como ejemplo (basta darse un paseo por la historia del motion graphics para darse cuenta que de haber sido tomadas por efectos especiales se habrían hecho de otro modo y obtenido otros resultados) ¿cierto?

Como si lo viera… Estos, por supuesto, para así poder librarse de toda evidencia, dirán que la Voyager no existió y punto. Total, puestos mentir, si ya niegan que exista la ISS a pesar de que cualquiera puede obsérvala desde la Tierra ¿¡por qué no negar todo lo demás!?

 

Para mostrar que estos conspiranóicos están recurriendo a una falacia de hombre de paja (su preferida) lo haré, como siempre, explicando cómo poder observar por uno mismo que eso es falso y mostrando, además, el ejemplo de alguien que ya lo ha hecho. Fácil. simple y para toda la familia.

No sea cutre y búsquese un telescopio decente

Pretender alegar que algo es falso simplemente porque uno no ha conseguido verlo, en este caso, por la escasez o mala calidad de los medios que uno emplea es de necios. Todo se reduce, en definitiva, a un principio de la óptica muy básico: usar unas buenas lentes para poder ver objetos a mayor distancia.

Esto que puede sonar a algo demasiado obvio, créanme, no lo es para los conspiranóicos: uno de sus argumentos es que  los astros no son como son porque ellos los ven de otra forma cuando hacen zoom digital con una cámara de fotos preferida (la Nikon P900) o con su smarthphone. Suena ridículo, pero este es uno de sus memes (la forma “científica” mediante la cual ellos demuestran sus afirmaciones) preferidos.

venus-water

Fuente: Este es Venus según Christian Flat Earth Ministry (porque ya sabemos que si lo dice la Biblia debe ser cierto, aun cuando se pueda observar lo contrario ¿cierto?)

Aquí tienen las imágenes del resto de planetas (incluido Júpiter) con su forma “real” según ellos:

fe-planet-images

¡Porque si la Biblia dice que son “luminarias” o puntitos forzaremos las cosas para que así se vean!

Se ve que el tema de la óptica, además de otros muchos temas de ciencia básicos, no son el fuerte de magufos y creacionistas. Pues bastaría con que le acoplaran a dicha cámara un buen telescopio newtoniano para poder corregir esa distorsión (obtenida usando un zoom digital) que sí aparece en el objetivo de su cámara; o colocarles un buen teleobjetivo (pero dudo quieran gastarse miles de euros para ver si tenían o no razón: su objetivo no es conocer “la verdad” sino vender la idea de que son ellos quienes la están ofreciendo). Imágenes usadas para un argumento tan patético como decir que las imágenes distorsionadas de un avión, que uno ha tomado con una cámara haciendo zoom desde muy lejos, demuestran que los aviones no existen, y así ad eternum.

Cuando uno hace las cosas bien puede verse que todo es diferente a como ellos dicen. Así, por ejemplo, son las imágenes que pudo obtener un astrónomo aficionado con un telescopio Skywatcher 200p, un controlador AstroEQ , una montura GP con motor Vixen (ver también esto o esto), lentes Revelation Astro 5x Barlow y una cámara Altair GPCAM v1 usando como capturador el Sharpcam.

595619ae2e026_w1Final.jpg.2ee9941eca50d3d3f9870b3a6f11bc6c

 

Alguno podría alegar que desembolsar más de 500 euros para adquirir un telescopio (además de todo lo demás: montura, motor, lentes, cámara, etc.) y ver cómo es Júpiter realmente es pedir demasiado ¡Mucho mejor seguir siendo un necio por falta de medios! ¿¡Donde va a parar!? Pero es que ni si quiera es necesario gastarse tanto: uno puede adquirir telescopios decentes, lo más caros, entre 100 y 300 €/$ (ver ejemplos aquí y aquí) para poder observar el cielo mucho mejor con con el objetivo que viene con la reflex que uno ha adquirido. Si queremos obtener las imágenes que veremos más abajo en nuestro ejemplo bastará con un telescopio newtoniano de 200mm. Es más, este puede verse (aunque con distinta calidad) desde cualquier telescopio que usted use.

Pero no se preocupe, porque para esto estos magufos también tienen respuesta, aunque suene igual de absurda que todo lo demás que sostienen: según ellos (y esto puede verse en sus declaraciones) “los telescopios mienten”. ¡Vaya! Que ni si quiera un par de lentes se escapan a la crítica de estos con tal de negar aquello que les deja en ridículo.

Su cámara también vale

Como con todo, cuando uno invierte en un buen material obtiene mejores resultados. Para que no se tenga que gastar mucho más dinero del necesario comprando una cámara (como las Vixen o las DFK) ya existen adaptadores para que pueda usar su reflex (ver aquí o aquí, por ejemplo). Existen cientos de canales de Youtube dedicados a las astronomía, como el canal Astrocity, donde enseñan cómo hacerlo de forma sencilla y de varias maneras.

Busque un lugar adecuado y ármese de paciencia

Como ya expliqué en otros artículos, la astrofotografía requiere de tiempo. Sobre todo si lo que se pretende es obtener imágenes del cielo y más concretamente de objetos específicos que además se encuentran en movimiento.

Primero porque uno debe esperar para ver por donde y cuando pasarán: al estar desplazándote en órbita, dependiendo de la distancia y velocidad, estos no pasarán siempre cerca de donde uno vive: la ISS, por ejemplo, circula a 27.000 km/h a ~450 km de distancia de nosotros en órbita geoestacionaria, Júpiter no.

Podría pasar tiempo, dependiendo de donde uno viva, hasta que esta pasara por su cielo (no se preocupen, pues se puede saber por donde pasará, si pasará cerca de usted y cuando: la malvada NASA, esa que según los conspiranoicos nos oculta información, nos dice cuando y donde podrémos verla a simple vista). Lo mismo sucede con los planetas, como Júpiter. Por si fuera poco, tiene usted apps (para móvil o web) que le dicen por donde y cuando podrá verlo.

Segundo, debe ir a un lugar (o esperar a hacerlo) cuando las condiciones metereológicas sean las óptimas. Esto es algo obvio. Me explico ¿no esperará ver el cielo un día o noche nublados? Seguido a esto es que el lugar que elija no tenga apenas contaminación lumínica: las luces de las ciudades se reflejan en la atmósfera y esto dificulta el obtener buenas imágenes del cielo. Algo que cualquiera puede comprobar también a simple vista comparando cómo ve el cielo desde distintos lugares, cercanos o alejados de la ciudad.

Por último, además de tener paciencia por las razones anteriores, deberá tenerla si lo que desea hacer no es una simple foto sino un time-lapse para poder apreciar, en poco tiempo, el aparentemente lento movimiento de los astros, como Júpiter.

Júpiter, grabado por un aficionado

Todo lo anterior es lo que hizo Michael Vlasov, un ingeniero electro-óptico y astrónomo aficionado desde Rehovot (Israel). Armado con un telescopio newtoniano equatorial de 200mm ( 8″ F/5) y una cámara Canon EOS 500D este realizó un time-lapse de 2 horas que dió como resultado el vídeo con las increíbles imágenes de Júpiter realizando el movimiento de rotación que los conspiranóicos niegan y que podéis ver a continuación, publicado desde su propio canal de Youtube.

Lo genial de este vídeo, además de que puede verse el movimiento de Júpiter (que Vlasov repitió incluso hacia atrás), es que en él se puede observar también una de sus lunas: Calisto.

Como pueden apreciar, quienes dicen que “nos mienten”, repitiendo esto como el mantra y eslogan, son quienes realmente pretenden engañarnos. Pues cualquiera puede, si realmente desea observar cómo es el mundo, comprobarlo por sí mismo. La realidad no es aquello que uno cree sino aquello que, independientemente de las creencias personales, puede observarse, analizarse y medirse dando siempre el mismo resultado.

Por si este artículo les ha parecido demasiado complicado de asimilar, en Wikihow muestran de forma simple cómo observar el planeta más grande de nuestro Sistema Solar del que tanto hablan los negacionistas debido a su obvio fanatismo y cerrazón.  Eso sí, tenga cuidado con comprobar por usted mismo las cosas para finalmente observar que no son como estos magufos le dicen: cuando lo haga pasará usted, como los cientos miles de astroaficionados,  a formar parte de la conspiración que ellos se han inventado; o eso o le acusarán de “estar pagado” por [añada aquí cualquier organización o persona que ellos odien y demonicen habitualmente]. Pues no hay nada peor, para estos fanáticos religiosos, que, además de pensar por uno mismo, contrariar sus supersticiones y creencias más profundas.



About OjoCritico

Un simple ciudadano que se interesa por aquello que le afirman y que, por costumbre desde hace ya años, lo comprueba y analiza.

Check Also

La curvatura de la Tierra desde un simple dron

Uno de los mantras y mentiras que más promulgan esta serie de analfabetos funcionales que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies