Ojo Crítico

No, Franco NO creó las vacaciones pagadas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Categorías

Como una de tantas cosas que escuché en casa (mi padre, que nació en los años 30, era franquista) están los mantras que a mi familia le repitió la propaganda con la que se crió y creció durante más de 40 años. Que si los pantanos fueron por Franco; que si la seguridad social fue por Franco (ya lo traté en este artículo) y que, como trataré hoy…

“Franco creó las vacaciones pagadas”

¿Es esto cierto? Pues, como pasó con las otras dos cosas (y muchas más que analizaré), también es FALSO.

La Segunda República intentó, pese a los diversos golpes de estado desde el de 1874, además el contexto y el ambiente ideológico, traer a España aquello que ya había intentado traerse anteriormente: los derechos sociales de los países ilustrados contra los que luchaba la clase privilegiada (los antiguos estamentos y la nueva élite burguesa que se unió a ellos. Así, pese a que no se realizaron todas las reformas que uno podría esperarse para una mentalidad de nuestra época, sí se introdujeron avances. En el ámbito laboral uno de ellos, por supuesto, fue el tema de los derechos a vacaciones retributivas. El Gobierno de la Segunda República presidido por Manuel Azaña, con Francisco Largo Caballero como ministro de Trabajo, aprobó las vacaciones remuneradas a todos los asalariados. Cosa que se hizo mediante la Ley de contratos de trabajo de 1931:

Artículo 56
El trabajador tendrá derecho a un permiso ininterrumpido de siete días, al menos si su contrato de trabajo ha durado un año. El patrono, de acuerdo con el obrero, determinará la fecha en que éste haya de comenzar la vacación. El disfrute de ésta no supone descuento alguno del salario que gane el trabajador. La parte del salario en especie será pagada como de ordinario o debidamente compensada. Si el trabajador, durante sus vacaciones retribuidas, realizara p ara sí o para otros, trabajos que contrariasen la finalidad del perm iso, p erderá todo su derecho a la rem uneración. Los despidos por motivos imputables al trabajador extinguen el derecho de vacaciones retribuidas. No asi los que puedan imputarse al patrono, caso en el cual éste habrá de indemnizar a aquél con los jornales correspondientes a los días de vacación que debiera disfrutar, independientemente de cualesquiera otras indemnizaciones que procedan.

Pueden, por supuesto, consultarlo desde el enlace que he puesto hacia el BOE de 1931 o desde el PDF aquí incrustado.

A01130-01138

 

ANTES DE ESO…

En 1918, durante el gobierno de Antonio Maura, se aprobaron las primeras vacaciones pagadas a los funcionarios del estado.

Artículo 38
 “Todos los funcionarios disfrutarán anualmente de una vacación de quince días consecutivos, excepto cuando las necesidades del servicio lo impidiesen” “No podrán disfrutar de la vacación anual los funcionarios que hayan obtenido licencia dentro de los doce meses anteriores”

En 1919, un año después, se aprobaron las primeras vacaciones pagadas a los capitanes y oficiales de la marina mercante.

 

Bibliografía extra

Fueros del trabajo (1938)

 ‘Las líneas de evolución del derecho a vacaciones’ (1963), Antonio Martín Valverde, catedrático de Derecho del Trabajo.

Las vacaciones pagadas cumplen 90 años: así han cambiado desde los siete días de la Segunda República

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ARTÍCULOS RELACIONADOS