Home / Escepticismo / HerbaLife o cómo manipular publicitariamente

HerbaLife o cómo manipular publicitariamente

Hoy me encuentro por Facebook el anuncio de un distribuidor de la famosa empresa de “productos naturales” HerbaLife que me ha llamado la atención por la cantidad de falacias que hay en tan sólo un párrafo de apenas 118 palabras (ver imagen y texto más abajo).

Entiendo que esto es muy habitual en todo tipo de productos, pero ya cansa ver cómo nos toman el pelo con este tipo de técnicas en las que apelan a los ya conocidos sesgos que todos conocemos y a esa tendencia actual que ha puesto de moda el empleo de términos como “natural”, “eco”, “bio” o todo aquello que nos introduzca la imagen de que con ello estamos consumiendo algo consolidadamente saludable o que hace algo que aparentemente todos consideramos deseable: respetar el medioambiente. Cansa porque con ello los mismos que se aprovechan de los compuestos químicos de sus productos lo que hacen es lanzar un mensaje totalmente contrario: hacer ver que “lo químico” es malo. Y lo más lamentable de ese mensaje quimiofóbico es que lo están haciendo a expensas de simplemente alegar que lo suyo no contiene esos “malvados” químicos (así, en general) que tanto denigran para motivar a un target de público al que llevan años reeducando y lavándole el cerebro para que piense así y sea un consumidor acrítico sólo con ellos: con las personas o empresas que se autodenominen de dicha forma.

En este perfil de FB que me he encontrado se muestra esto perfectamente.

A ver si averiguan a cuantas falacias se apela en un solo párrafo

¿Notan a qué me refiero? Si no lo han hecho no se preocupen, veamos qué dice el texto:

“HERBALIFE es una compañía líder en Nutrición con mas de 35 años en el mercado mundial y 25 años en España, esta presente en mas de 90 países, cotiza en la Bolsa de Nueva York desde 1986 con las siglas HLF y es la única compañía del mundo que cuenta con el aval de un premio Nobel en Medicina el Dr. Louis Ignarro, con un grupo de médicos y científicos de gran renombre mundial alrededor del mundo, ayudando y cambiando las vidas de las personas en Nutrición con los suplementos alimenticios y cuidado de la piel 100% Naturales para el control de peso, Salud y Bienestar personal y ofreciendo una oportunidad de Negocio como Distribuidor Independiente de Herbalife”

Y ahora separémoslo viendo qué frases han empleado y analizándolas una por una:

“HERBALIFE es una compañía líder en Nutrición”

Falacia Ad verecundiam: se intenta hacer ver que la compañía es una autoridad al respecto, ergo sabe sobre nutrición y es confiable; cuando ser “líder en Nutrición” no significa realmente nada, pues ser simplemente líder en un sector consiste a nivel empresarial, en este caso, en ser quien más ha vendido. Algo que no demuestra o certifica en absoluto si lo que se vende es “bueno” o no.

Además de eso, por si fuera poco, lo que hace HerbaLife es basarse en una mentira: según la revista Forbes (2014) HerbaLife ni si quiera se encuentra entre las diez empresas líderes en nutrición. Por orden estas son: 1ª Nestlé, 2ª Unilever Group, 3ª Pepsi, 4ª Coca Cola, 5ª Mondelez, 6ª Mars, 7ª Danone, 8ª Asociated British Foods,  9ª General Mills y 10ª  Kellogg’s.

Alguno todavía podría pensar que eso es porque el ranking estaba desactualizado o emplear algún ad hominem contra Forbes pensando que otras sí le darían la razón a HerbaLife e incluso alegar que a lo que se refería HerbaLife es a “nutrición” en términos de salud. Para estos, este este es el ranking del Nutrition Index a fecha de hoy (2018):

Fuente: Goval Index 2016

HerbaLife ni está, ni se le espera en este top basado en criterios como «gestión y gobernanza de la nutrición, enfoque para formular y entregar productos accesibles, asequibles y adecuados y por último, la forma de influir en la elección y el comportamiento del consumidor», que es lo que se mide en el Global Index. En lo que sí se le espera es en el ranking de empresas multinivel dentro del Top 100 MLMs, según la revista Direct Sellings News (DSN) de 2017 pero no como “la comañia líder en Nutrición” sino ocupando el tercer lugar de  compañías que más  «ingresos netos, antes de abonar comisiones y sin ningún tipo de impuesto al valor agregado» obtienen por su «Venta Directa y Marketing Multinivel a Nivel Mundial». En resumen y viendo cómo juegan a la manipulación, por lo único que puede presumir esta compañía no es por ser líder en nutrición sino por ser una de las que más ganancias obtiene dentro de un sector en un ranking de empresas de todo tipo (véase dicho top en este enlace).

Podría argumentarse que esto último, que venda mucho, asegure a quien lea esta publicidad que hacerse distribuidor de esta garantiza obtener siempre unos ingresos. Observese un pequeño matiz: en ese ramkng se refieren a la compañía. Para todos los que piensen que esto podría equivaler a que siendo los más bajos dentro de la estructura piramidal que conforma HerbaLife les recomiendo vean los casos que se exponen en el documental “Betting on zero” sobre dicha estafa piramidal disponible en Netflix. Si por algo se caracterizan a las empresas multinivel como HerbaLife es por emplear las tácticas de las sectas, explotando a sus empleados (captados mediante anuncios engañosos como el que analizo en este artículo) para que su cúpula siga enriqueciéndose a costa del trabajo y la ilusión ajenos de los más bajos en la pirámide, alimentándolos además con promesas de ascenso dentro de la misma.

“con mas de 35 años en el mercado mundial y 25 años en España”

Falacia Ad antiquitatem: con la cual se pretende dar credibilidad a dicha empresa apelando simplemte al tiempo que lleva en funcionamiento.

Llevar mucho tiempo no asegura en nada, ni que a uno le vaya a ir bien con sus productos, ni que esta no pueda quebrar en un futuro incierto. Lo único que nos dice esto de HerbaLife, o nos lo da a entender, es que de momento está permitida. Pero esto mismo sucede con el resto de empresas de venta directa.

“está presente en mas de 90 países”

Falacia Ad populum: se emplea como argumento la cantidad de personas, en este caso países, en los cuales simplemente esta empresa opera. La base de tal argumento se resume en el aparente silogismo “si muchas personas lo usan debe ser bueno”. Como si el número de implicados o víctimas de una estafa, como sucede con HerbaLife, validara a la misma.

“cotiza en la Bolsa de Nueva York desde 1986 con las siglas HLF”

De nuevo otro Ad verecundiam acompañado de un Ad antiquitatem. 

Cotizar en bolsa no es garantía de que, a nivel vendedor o consumidor, uno pueda “beneficiarse” en ambos sentidos. Usar como argumento que cotiza en bolsa no vale para nada. El único “beneficio”, con los mismos riesgos que cualquier producto bursátil, es el que podría obtenerse comprando y vendiendo acciones del mismo. Que una empresa salga a bolsa sólo es signo de que la empresa ha obtenido unos beneficios mínimos como para poder operar (en este caso más de 1 millón de dólares) durante un par de ejercicios y que quienes los han obtenido, los socios y fundadores que la conforman (un mínimo de 100 accionistas), posean, directa o indirectamente, una participación mínima igual o superior al 25% de la empresa. HerbaLife posiblemente salió a bolsa, como sucede con todas, para poder conseguir la financiación suficiente como para poder expandirse por esos otros países de los que tanto presume.

“y es la única compañía del mundo que cuenta con el aval de un premio Nobel en Medicina el Dr. Louis Ignarro, con un grupo de médicos y científicos de gran renombre mundial alrededor del mundo”

De nuevo, el empleo de las falacias Ad verecundiam y Ad populum.

Que un premiado Nóbel en Medicina avale una empresa no da más credibilidad ni a esta ni al producto. Este recurso, más viejo que el cagar, sólo sirve (como dije anteriormente) para dar credibilidad mediante la confianza que despierta la autoridad que se emplea. Aún así, además de ser un argumento falaz, HerbaLife miente: ahí tienen, por ejemplo, a Luc Montagnier (otro Premio Nobel de Medicina de 2008), además de médicos y farmaceuticos, avalando a la homeopatía y las empresas que venden ese azúcar caro, como Boiron (otra que recauda millones mediante la venta de productos “naturales” que no sirven para nada más que para ser usados como placebo).

Que te “avale” un Premio Nobel no sirve para dar más credibilidad a lo que vendes o afirmas: lo que da credibilidad son las evidencias que puedas aportar. En resumen: da igual quién diga qué, sino si puede evidenciarlo. En este caso, con estudios publicados en Journals de alto impacto y revisados por pares (si nos referimos a sus productos) o no empleando un sistema fraudulento en el que a base de manipular y mentir para obtener distribución mediante la captación de miembros para su distribución (si nos referimos a la empresa).

“ayudando y cambiando las vidas de las personas en Nutrición”

Evidencia anecdótica: se pretende presentar testimonios personales, usar argumentos subjetivos, para demostrar aquello que se afirma.

A este argumento falaz además se le suma irónicamente un hecho constatado: sí que les “cambió la vida” a quienes confiaron en dicha secta comercial.

“con los suplementos alimenticios y cuidado de la piel 100% Naturales”

Falacia naturalista: se pretende concluir que por el mero hecho de haberse producido en la naturaleza algo es “bueno” o debe serlo per se. En el mundo real, aquello que es beneficioso para la salud no lo es por donde se ha producido o por cómo sino por aquello de lo que está compuesto. Son sus compuestos químicos los que determinan si algo es nutritivo o beneficioso para la salud o no. La cicuta es muy “natural” pero su ingesta puede producir la muerte; también se pueden considerar como “naturales” a decenas de frutos cuyo consumo puede provocar todo tipo de intoxicaciones e incluso la muerte. La naturaleza no siempre produce cosas “beneficiosas” o “saludables”, como se intenta hacer ver cuando desde los medios se dice que algo es “natural” asumiendo que natural significa sano o nutritivo. De hecho, los alimentos que hoy día consumimos lo son, no gracias a la naturaleza sino a la domesticación que han sufrido por nuestra parte durante siglos. Las mismas frutas que hoy día comemos y podemos encontrar en los supermercados, en su especie silvestre suelen ser tóxicas. Natural no es sinónimo de bueno, pese al engaño masivo al que nos tienen sometidos multitud de empresas, como las alimenticias o empresas del sector multiservicios como HerbaLife, que además se aprovecha de parados para sacarles el dinero haciendo que estos desembolsen su dinero previamente.

Por último, la última falacia de la cual se sirve HerbaLife,  cómo empresa multiservicios que es (basada en una estafa piramidal), es la falacia de composición. Pero para explicar por qué se basa en esta mejor lean este artículo de Pablo Ivan (ver enlace).



About OjoCritico

Un simple ciudadano que se interesa por aquello que le afirman y que, por costumbre desde hace ya años, lo comprueba y analiza.

Check Also

La curvatura de la Tierra desde un simple dron

Uno de los mantras y mentiras que más promulgan esta serie de analfabetos funcionales que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies